miércoles, 11 de febrero de 2015

Lorena Ruiz

Sale todos los días con el sola buscar el sueño de alimentar a sus hijos recorre calles oscuras tirando del carro de la tristeza. Baja del barrio con el frío Lorena Ruiz y sus miedos.
Deja en cuatro paredes de cartón a sus niños y otro día mas que sale a buscar por las calles de una ciudad que ríe en los bares sueña en los cines y juega en los parques y ella lo ve.
Sale con el día Lorena Ruiz y vuelve con la carga de su caminata por la noche a dar de mamar a sus bebés con vidrio , cartón y plástico.
Y cada día sale a caminar, no tiene vacaciones, aguinaldo ni primero de mayo.
Vive en la periferia de un barrio muy al sur, mas al sur que el hielo de los glaciares. Para lo que la ven pasar y no la conocen se llama Lorena Ruiz.

Norber


Hola soy  Norberto B. Diaz, primo de Oscar Nardeliano,
he sufrido una intromisión a mi intimidad mas
profunda, se ha inmiscuido en mi e-mail un sujeto que
me tiene mucha envidia, él quisiera tener mi talento,
mis aptitudes deportivas y mi puesto de trabajo de los
fines de semana. Se llama Arnaldo do Nascimento
Ramagiotti , es un tipo muy dificil de clasificar. Si
llegan a recibir un e-mail desde mi correo con su
nombre les pido encarecidamente que me tengan al
corriente, quiere parecerse a mi, ser una especie de
alter-ego mío y necesita contar sus miserias y su
pobre vida a diestra y siniestra. Pero bueno, no
quiero perder mas el tiempo en tonterías , por ende
hago mi presentación formal en esta symbiosis de
grandes pensadores que somos los de la generación del
70, venidos a menos en los 90 y vueltos a resucitar en
este nuevo siglo testigo fiel de nuestras grandezas.

Me presento formalmente, soy Norberto B. Díaz, primo
de Nardeliano. Vivo en el extranjero, me fuí hace más
de cuatro años queriendo desatar una historia de amor
inconclusa.
Me gustan las actrices de cine, las cantantes, las
bailarinas, las camareras y las que andan con un paso
despreocupado , con todas ellas he tenido grandes
historias de amor inconclusas. Busco el sentido exacto
de la verdad en cada gesto y eso me ha traido muchos
problemas estomacales. Estoy a punto de convencerme de
que los amores que me han tocado vivir han sido con
chicas de debiles convicciones y un alto porcentaje de
necesidad de tener resuelta su vida aun antes de
haberla vivido. Esas ausencias mías de aciertos son el
espejo de mi propia incapacidad de elección. Un
notable espejismo de una busqueda que equivoca el
punto de partida aun teniendo claro a donde ha querido
llegar.
He vivido un desamor tan terrible que no logro
interpretar , intento encontrar en mi pasado las
explicaciones pero todo es inútil, aún así no me
arrepiento de nada, he vivido con total intensidad
cada caricia y cada desconsuelo.
La distancia es mi inspiración y mi barrio la fuente
de energía que me moviliza, he llegado a idealizarlo
tanto que al parecer es un lugar increíble. Me gusta
el cine de Fellini tanto como mi barrio.
Tengo un solo secreto que no puedo develar.
Tengo un solo corazón. No he encontrado en el amor el
código que si pude encontrar en la amistad, por lo que
soy un ferviente admirador de ella.
Me gusta el vino tinto.

Norberto B. Diaz

En eso estás...

Poca cosa para la valentía y demasiada razón para la
verdadera causa del tiempo, crecer a la par de los
surcos y los sueños. Superficial vas tejiendo tu
destino con cálculos mas bien prácticos.

En eso estás...

Voy juntando mis verdades pisoteadas, y en romance con
el vino amalgamo soledades, pensamientos.  Salando la
dignidad diferencio los labios de una mujer de las
resacas inútiles. Reconozco con dolor las miserias de
la superficie. Resguardando la palabra en el único
sentido, fotografío mi memoria para saberte otra.

En eso estamos...


Pérez Benito con aires Salvinescos.

11 de febrero.

como que nada ocurrió

Las veces que te ofrecí mi corazón y te miré a los ojos y te miré. Me
dí cuenta que nada iba a cambiar. Ya me regalaste el desamor,
el castigo, la posibilidad. Ví ese sueño muy de cerca que un día
adormeció. Intentó despabilar y cuando vio cierta luz que lo lleva a
renacer, la tibieza y la equivocación ponen su sello. La vida entera
son momentos del pensamiento que un rato mas tarde y muchas otras tantas veces
tarde pasan por el corazón. Ahora la vida son mis dedos moviendo heridas y hace un
rato nomás era antes del atardecer en París. Cambian los momentos, las
salidas, los encuentros pero no cambia y no va a cambiar la actitud
del desamor cuando ya todo esta escrito. Por eso me perdés cada vez que intento, 
una vez más, hacer como que nada ocurrió. 

Déjà vu de mí y de vos.


Saicirac.
Septiembre.
Una mujer son todas, la esencia, la fracción humana.
Para Leo Salvini-

2005 quizás

Que hacer con las distancias que son como promesas
que busca el horizonte sino es contemplación
que llanto es provocado por besos que no se han dado
que mal de la cabeza  suele estar el corazón.

Que tanto me equivoco por no ir a buscarla
que raros los momentos dedicados a vos
que mala es la distancia para ofrecer caricias
que mala punteria tiene mi corazón.

Que dia me despojo para sentir la calma
que señal del viento necesito escuchar
que lejos de mi mar esta la fantasía
que encendido me siento silba mi corazón.

Saicirac
8  de junio 2005 quizás.