miércoles, 11 de febrero de 2015

Norber


Hola soy  Norberto B. Diaz, primo de Oscar Nardeliano,
he sufrido una intromisión a mi intimidad mas
profunda, se ha inmiscuido en mi e-mail un sujeto que
me tiene mucha envidia, él quisiera tener mi talento,
mis aptitudes deportivas y mi puesto de trabajo de los
fines de semana. Se llama Arnaldo do Nascimento
Ramagiotti , es un tipo muy dificil de clasificar. Si
llegan a recibir un e-mail desde mi correo con su
nombre les pido encarecidamente que me tengan al
corriente, quiere parecerse a mi, ser una especie de
alter-ego mío y necesita contar sus miserias y su
pobre vida a diestra y siniestra. Pero bueno, no
quiero perder mas el tiempo en tonterías , por ende
hago mi presentación formal en esta symbiosis de
grandes pensadores que somos los de la generación del
70, venidos a menos en los 90 y vueltos a resucitar en
este nuevo siglo testigo fiel de nuestras grandezas.

Me presento formalmente, soy Norberto B. Díaz, primo
de Nardeliano. Vivo en el extranjero, me fuí hace más
de cuatro años queriendo desatar una historia de amor
inconclusa.
Me gustan las actrices de cine, las cantantes, las
bailarinas, las camareras y las que andan con un paso
despreocupado , con todas ellas he tenido grandes
historias de amor inconclusas. Busco el sentido exacto
de la verdad en cada gesto y eso me ha traido muchos
problemas estomacales. Estoy a punto de convencerme de
que los amores que me han tocado vivir han sido con
chicas de debiles convicciones y un alto porcentaje de
necesidad de tener resuelta su vida aun antes de
haberla vivido. Esas ausencias mías de aciertos son el
espejo de mi propia incapacidad de elección. Un
notable espejismo de una busqueda que equivoca el
punto de partida aun teniendo claro a donde ha querido
llegar.
He vivido un desamor tan terrible que no logro
interpretar , intento encontrar en mi pasado las
explicaciones pero todo es inútil, aún así no me
arrepiento de nada, he vivido con total intensidad
cada caricia y cada desconsuelo.
La distancia es mi inspiración y mi barrio la fuente
de energía que me moviliza, he llegado a idealizarlo
tanto que al parecer es un lugar increíble. Me gusta
el cine de Fellini tanto como mi barrio.
Tengo un solo secreto que no puedo develar.
Tengo un solo corazón. No he encontrado en el amor el
código que si pude encontrar en la amistad, por lo que
soy un ferviente admirador de ella.
Me gusta el vino tinto.

Norberto B. Diaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario