lunes, 5 de abril de 2010

el estático

"El estático" Filosi (h) había jugado al fútbol desde las inferiores en Luz y Fuerza desde los 10 años, su padre lo acompañaba a cada entrenamiento un poco porque le gustaba mucho el fútbol y otro poco creo no equivocarme, porque zafaba dos horas de laburar al menos tres veces por semana, oficio que él mismo Filosi (h) aprendió de su padre a la perfección. Hizo grandes esfuerzos a lo largo de su vida para no laburar, llego inclusive hasta a aprender a manejar cámaras de video y formar parte de ese grupo selecto de vagos que se hacen llamar camarógrafos. Volviendo un poco a la vida de Filosi (h) y a su desapercibida carrera en el mundo del fútbol podemos decir que tuvo una corta y poco destacada vida como numero 8 ya que enseguida se lo quitaron y nunca mas se lo devolvieron, fue numero 8 solo durante un partido. Cando le quitan a Filosi (h) el numero 8, el técnico que se pistoleaba a la prima de Filosi y lo quería en el equipo si o si, aparece en escena un puesto inventado para él , puesto que aun hoy todos nos preguntamos de que se tratará ese puesto fantasma que es el "cuarto volante". Así Filosi (h) paso a formar parte de esta especie de secta podemos decir que es el jugador cuarto volante. No debe existir cosa mas dañina para un jugador de fútbol que este puesto en un esquema de juego ya que el jugador de un día para el otro ademas de sentir que ya no forma parte del equipo comienza a sentir esa deficiencia psicológica de jugador que esta en una cancha de fútbol perdido , muchas veces le han mentido entregándoles una camiseta número colorado el siente, o negro el once, prohibiéndoles inclusive meter diagonales o llegar al fondo y tirar el centro a la hoya. El jugador cuarto volante comienza a sentirse perdido en la cancha desde el minuto 1 al 90 y empieza a perder la noción del juego. Tal es así que muchas veces hemos visto a cuartos volantes dentro de una cancha con banderas , papelitos y bengalas alentando a sus compañeros e insultando descaradamente al referí. Filosi (h) pasa inadvertido prácticamente durante casi toda su carrera deportiva hasta que un medio periodístico deportivo local lo bautiza con el sobrenombre de "el estático", palabra que desde ese día sale disparada desde las tribunas acompañada de algún adjetivo como por ejemplo "estático, pata de alambre ,move el horto la concha de tu recalcada madre bigotuda"en un momento en el que según sus propias palabras estaba en huelga pasiva dentro de la cancha ya que sus compañeros no le pasaban la pelota desde hacia 8.793 minutos de partido, prácticamente casi toda su vida deportiva. Una vez recuerdo, le tiraron una pelota cruzada de 54 metros cuando el numero 4 del equipo al grito de "salimos" le pega un puntinaso al balón que cruza toda la cancha, la pelota fue a parar a los pies de Filosi (h) con tanta mala suerte de que el defensa tira la ley del orsai y el juez anula la acción cuando Filosi (h) se metía en el arco con pelota y todo. Acto seguido le muestran la tarjeta roja por protestar ya que Filosi (h) grita la palabra "noooooooooooooooooooooooooooo hijooooo de recontramilll putaaaaaaaaaaaa" de una forma podemos decir exacerbada y un poco desafinada también. El fenómeno cuarto volante fue desapareciendo salvo en algunos equipos de la B Metropolitana del esquema del fútbol argentino y es ahí donde desaparece ese modelo de jugador tan bien representado por Filosi (h) Aparece la táctica del murciélago que es "nos colgamos los 11 del travesaño" o mas tarde la táctica Krupoviesa aprendida en el club Estudiantes de la Plata, que se define como no vayamos a la pelota sino al jugador, tan bien representada cada vez que nos toca jugar contra algún equipo o jugador brasileño. Así el balón paso a ser simplemente un elemento decorativo en un campo de juego, muchas veces cuando se iba fuera de la cancha el partido seguía sin pelota.
Filosi (h) ya no tiene lugar dentro del nuevo esquema, ya que jugador que ha pasado por el puesto de cuarto volante nunca mas vuelve a adaptarse a otro esquema , ni siquiera consumiendo un tamilán cinco minutos antes de cada partido. Luego de pasar por momentos muy difíciles como la adicción al tamilán, ponerse de novio , llega la culminación de su carrera deportiva y vea usted que no es a causa de la desaparición del cuarto volante de las canchas sino de una terrible lesión que sufre al bajar de un colectivo en marcha cuando volvía de un entrenamiento en la cancha de los bomberos. Así el sueño del jugador de fútbol , de llegar a la selección, de tirar la camiseta a la hinchada por un título, cosa que hizo cuando se recibío de dactilógrafo en las academias picman antes de un partido en cancha de Kimberley, ese sueño que tiene todo argentino de escuchar su nombre coreado por una barra de hinchas, se derrumbó de un día para el otro para Filosi (h). Sin embargo, Filosi (h) lleva al jugador dentro, lleva la garra y la pasión a cada terreno de su vida que le toca vivir. Escuha por ejemplo a un policía de tránsito en una esquina tocar un silbato y el va , le discute la orden, ve un hombre caminando por la calle con una camiseta de Brasil y se le tira a los pies, cuando se para en una fila del banco se tapa con una mano los genitales y con la otra la dentadura. Ve un grupo de pibes jugando en un potrero y pide la pelota a los gritos pero claro nunca se la dan. Tiene una sola pesadilla , un solo sueño recurrente todos los días de su vida, y es marcar ese gol que erró ya dejando al defensa y al arquero pagando después de un amague que hizo involuntariamente pegando la punta del botín en un cardo en el campo de juego, gol que nunca le perdonaron que errara, ni siquiera su madre, Filosi (h) sueña poder convertir algún día ese gol , al menos en sus sueños y gritarlo hasta que le duela la garganta como grito de niño ese gol con el que el Cani deja afuera a Brasil del mundial, con un pase del Diego y a pedido de Apo en la voz de Victor Hugo, Filosí escucho por radio yendo para un entrenamiento, porque eso sí, nunca falto a un entrenamiento ni siquiera cuando Dios estaba en la cancha.
Filosi (h) , el estático, ºhoy respira el fútbol a cada paso, guiños de ese cuarto volante que supo ser.

Garúfalo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario